Diario de Sevilla – “También en joyería, España tiene un nombre increíble”

Exclusividad y artesanía se dan la mano en las obras de Rocío Porres, una sevillana que lleva más de 15 años haciendo arte con metales preciosos. Conocida sobre todo en el sector nupcial, esta joyera asegura que le debe mucho a su colección de hojas, que ha sido la que le dio el impulso que necesitaba para encontrar un hueco en el sector. -¿Ha sido fácil mantenerse en el sector de la joyería en un momento de crisis tan profundo como el que hemos vivido?

-Difícil no, ha sido dificilísimo. Hemos tenido que ir adaptándonos a los tiempos y, de trabajar con oro, pasamos a la plata, después al bronce y luego al peltre, una aleación más barata. Nuestro objetivo ha sido siempre combinar la joyería con la moda.

-La moda española está triunfando fuera, ¿puede decirse lo mismo del diseño de joyas?

-Recientemente he expuesto en París y te puedo decir que España tiene fuera un nombre increíble. Será que lo hacemos bien, aunque en el diseño de joyas, Francia e Italia se han llevado siempre la mejor parte. Aquí tenemos muy buenos diseñadores, pero parece que hay que irse fuera para encontrar lo mejor, cuando no es ni mucho menos así.

-A la hora de diseñar suele encontrar la inspiración en la naturaleza.

-Sí. Fíjate qué supone la naturaleza para mi obra que hasta el logo de mi firma es un girasol, una de las flores más representativas del campo andaluz. Seguramente una de las colecciones que más nombre me ha dado ha sido la de las hojas. Es mi colección estrella y llevo bastante años con ella; se ha quedado como algo muy mío y es algo que me gusta. Aunque también he encontrado inspiración para muchas de mis obras en los museos, en el arqueológico, por ejemplo.

-Hemos visto lucir sus creaciones a rostros tan conocidos como Naty Abascal, Eugenia Silva o Fiona Ferrer. ¿Cómo es la mujer que confía en sus diseños?

– Gracias a Dios, mi clientela es amplia y trabajo para todo tipo de edades. Lo bueno de mis joyas es que pueden usarse a cualquier hora del día, tanto para un cóctel como para una cena de gala, y la mayoría son versátiles: un collar que se convierte en cinturón o un broche que se adapta como colgante.

-¿Es de las que piensan que que hay un tipo de joya para cada tipo de mujer?

-¡Uy no! Eso sería muy aburrido, porque entonces nos obligaría a lucir siempre lo mismo. Lo que marca la elegancia de una persona es saber vestirse para cada momento y, con las joyas, sucede lo mismo.

-¿La andaluza suele esperar a una ocasión especial para abrir el joyero o es de las que sale a la calle engalanada en su día a día?

-Una buena joya da miedo ponérsela para el día a día, pero es cierto que la mujer andaluza sabe buscar las ocasión para lucir su joya más especial. Como las ferias, por ejemplo, donde se luce lo mejor del joyero de la familia sin ningún miedo a poder perder la prenda.

-Sus diseños han llegado a citas destacadas del mundo de la moda, como la Fashion Week de Madrid o la 080 catalana. ¿Sigue teniendo proyectos de este tipo?

-Ahora mismo estoy centrada en la apertura de una tienda en Valencia y no estoy tan volcada en la moda como antes, aunque me encantaría retomar ese tipo de proyectos.

-Roberto Diz ha sido uno de los diseñadores que más ha creído en su estilo. ¿Con qué otro diseñador español le gustaría que desfilaran sus creaciones?

– Hay tantos que me gustan que decantarme solo por uno sería un compromiso. Roberto Diz es un gran amigo mío y empezamos casi a la vez. Lo hace muy bien.

-Los grandes diseñadores ven cómo sus creaciones son copiadas pronto por la moda low cost. ¿Afecta también la imitación al diseño de joyas?

-Claro que sí. En cierta manera, muchos clientes te llegan con una revista para copiar tal o cual pieza de un famoso, pero luego somos los creadores los que tenemos que dar el giro pertinente a la pieza y llevarla a nuestro terreno. Pero te diré que sí, mis creaciones, sobre todo las de las hojas, han sido más que copiadas. Y, encima, hay gente que las copia con mala idea. Mis creaciones no son hojas de parra todas iguales sino que están hechas con mis propios dedos, son muy personales. Aún así, hay quien ha hecho copias exactas, pero es muy difícil pelear en este terreno y, si no, que se lo digan a Cartier. No debería pasar, pero desgraciadamente pasa más de lo que creemos y es muy difícil pelear por lo tuyo.

 

Related Posts
look-invitada-boda-noche-dos-piezas